¿A qué llamamos humanización"?

.
Llamamos "humanización" al cambio cualitativo de la especie humana que comienza cuando aparece la libertad en el hombre y con ella la inteligencia y la posibilidad de amar.

El género de vivientes que llamamos "homo" culmina cuando el proceso de hominización conduce la especie humana a saber trabajar, pues los cuerpos del "homo" que bien podemos llamar "faber" no están determinados por el ambiente, pues son capaces de crear instrumentos.
El "homo faber" debe actuar. No como la leona que busca su presa guiada por el instinto, sino utilizando las neuronas libres, para conectar con sus manos y "crear" nuevos instrumentos.

Y como esos instrumentos no están determinados en la naturaleza, como no están incrustados en el automatismo neuronal, para "acordarse" de ellos, para poder transmitirlos a las generaciones siguientes, hay que "conocerlos".

Es el momento mágico de la aparición de la inteligencia humana, espiritual, inmaterial, que marca el inicio del proceso de humanización en el que siempre estaremos.

Hay rasgos en el ser humano que no son meramente corpóreos, aunque estén muy vinculados al cuerpo.

El proceso de humanización es la explicación de aquellas características exclusivas del homo sapiens, que son de tipo psíquico y cultural.

El "homo habilis" se extingue por carecer de inteligencia. Tiene capacidad de trabajar, pero olvida la razón de su trabajo.
La ética, el crecimiento del "homo", no debe detenerse. Tras la hominización, "debemos" ser cada vez más humanos.
En eso estamos.






De esto habla Polo en "Ética". Hacia una versión moderna de los temas clásicos. 2ª edición. Unión Editorial. p. 28.5 y 38.4


 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario