¿Qué es el carácter de además?

.

En cuanto método, el carácter de además es el hábito innato de sabiduría y equivale al abandono del límite en su tercera dimensión.

En cuanto tema, el carácter de además equivale a transparencia, es luz transparente, pues es el conocerse como persona.

Decir "además" es decir la intimidad de la persona, el ser abierta por dentro hacia su Origen.
No es otra cosa que el co-acto personal, co-existencia, co-ser, además o intimidad. La persona humana, vamos.

Esta apertura (hábito de sabiduría) solidaria con la intimidad, hacia su adentro, es la que Polo llama carácter de además.

Con el carácter de además (tercera dimensión del abandono del límite mental) se alcanza la persona (la co-existencia), los cuatro trascendentales personales.



De esto se habla en L. Polo. Antropología trascendental. Tomo I. La persona humana. p. 180.2; 182; 182.3
.

¿Por qué Polo utiliza la expresión "carácter" de "además"?

.

Polo utiliza la expresión “carácter” de “además” porque "caracteriza" a la persona como un ser "además".

De esto habla Juan A. García en su monografía "Y además". Escritos sobre la Antropología trascendental de Leonardo Polo. 1ª edición, Delta, San Sebastián 2008.


Son dos los sentidos del carácter de "además" :
a) estar más allá del pensar y
b) ser adverbio de Dios y de los demás.

a) “Además” como método (ser más allá del pensar) o hábito innato de sabiduría.
b) “Además” como tema (alcanzarse como transparencia) o ser “hacia”.

Éste carácter se encuentra en los cuatro trascendentales personales descubiertos por Polo.

a) La 3ª dimensión del abandono del límite mental, permite b) alcanzar el tema del hábito de sabiduría: el ser personal.


Como somos “además” del pensar, alcanzamos a conocer, por el hábito de sabiduría, que la persona sobra, es más que la operación intelectual. Es "además". Éste es su primer sentido.

Pero como la persona es inagotable, al alcanzar con su sabiduría su condición de "además", al ser siempre "además", se torna en búsqueda de su réplica, búsqueda de Aquél que acogerá su don. Y así alcanzamos otro sentido del carácter de "además": el ser "adverbio", somos hijos de Dios en el Verbo.




(Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009 p. 340.4).

¿Tiene el carácter de además un doble valor?

.

Sí.

a) Por un lado tiene valor "metódico". Es decir, el método para conocer el ser personal es entender "sin quedarme atrapado por el objeto". Es el hábito de sabiduría. Es un "alcanzar".

Ejerciendo la 3ª dimensión del abandono del límite mental, se "alcanza" el tema del hábito de la sabiduría: el ser personal.

b) Por otro lado, el segundo valor del carácter de además es "el tema" que se alcanza con ese método, (el tema que se alcanza con la sabiduría), que es también "además": conocemos que la persona humana es dual.

Refiriéndose a la libertad personal, Polo recoge este doble valor metódico y temático de la actividad libre de la persona diciendo que la libertad trascendental (que es uno de los 4 radicales personal que se convierten entre sí) es "además y además"



(Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, nota 32, p. 341).
.

¿Cuál es la "congruencia" del carácter de "además"?

.
El carácter de además se dice “congruente” por su insistencia metódico-temática.

Es decir, como método es además, y congruentemente, como tema, es también además.

Y además, como el tema es además, insiste, tira del método, que con más razón será más además.

El método empuja al tema, alcanzándolo como además, y el tema tira del método insistiendo como además.

La insistencia "mutua" es congruencia.

El carácter de "además" es doblemente solidario: hábito de sabiduría


(De esto habla Polo en Antropología trascendental. Tomo I. p.197.4).

¿Dónde estudiar el carácter de además?

.

Polo trata especialmente del carácter de además en su Antropología trascendental I, pp. 190-200.

Más asequible es el último capítulo de "Presente y futuro del hombre", p. 149-204, titulado "Por qué una antropología trascendental", en el que se describen los cuatro modos de abandonar el límite mental y cuyo último párrafo tiene como título "Otras indicaciones acerca del carácter de además".

De esto habla Luca Fantini, en italiano, pero bastante claro, en Studia poliana n. 10, p. 71 :"Il valore metodico del carattere di además".

Y cómo no citar la monografía de Juan García:
 "Y además". Escritos sobre la Antropología trascendental de Leonardo Polo.
1ª edición, Delta, San Sebastián 2008.

.

¿Podemos llamar "además" a la persona humana?

.

La persona es luz intelectual. Luz que ve.

La persona ve más allá de sus operaciones, y entonces "advierte" la existencia de la realidad (la existencia de lo que es) y también "alcanza" a saber quién es.

Y como lo que alcanza está más allá de lo que advierte (y de lo que piensa), podemos llamar a la persona humana "además".

Lo que alcanza es saber que siempre se añade a Dios y a los demás.
Por eso, podemos llamar a la persona humana "además".

Son los dos sentidos del carácter de "además" :
a) estar más allá del pensar y
b) ser adverbio de Dios y de los demás.
.

¿Soy además?

.

Si no me limito a pensar, soy "además".

¿"Además" de qué? Ante todo, además de pensar.

Por eso no es bastante "cogito ergo sum".

Es mejor: "cogito y además sum"; soy además del pensar, estoy más allá de mi pensar;
"cogito ergo sum" subordina el "sum" al "cogito", subordina el ser al pensar y se concluye que soy una "res cogitans".
Yo sería mi pensamiento.

Pero no, más bien se debe decir "cogito" y "además" "sum". No es lo mismo.

Pero atención, no es que se "añada" el "sum" al "cogito" o se adose al "cogitare". No. "Además" no significa añadir, ni es un añadido, sino que significa "estar más allá".

Estoy más allá de mi pensar.
"Además" designa así el acto de ser de la persona humana.





Polo habla de esto en Presente y futuro del hombre. p.199.2

Para saber más:
Sobre el acto de ser personal : …..Etiqueta 5.0.0
Sobre el además :…………………….… Etiqueta 5.5.0
Sobre el Co-existir personal :……. Etiqueta 5.5.1
Sobre el carácter de además: …….Etiqueta 5.4.0
.

¿Por qué es difícil explicar el carácter de "además" ?

.

Es difícil explicar el carácter de "además" porque no es un objeto.

Si fuera un objeto, una idea, podríamos describirla.
Pero ¿cómo describir una llama real? No hay logaritmo que la contenga. Imprevisible, libre. Siempre actuosa.

La persona es lumbre, es calor, es espíritu creado, adverbio, "además".

Polo habla de esto en Presente y futuro del hombre. p. 203.3

Para saber más:
Sobre el objeto y la presencia:…….Etiqueta 2.4.0
Sobre el acto:…………………….….Etiqueta 1.2.1
Sobre el acto de ser personal : .…..Etiqueta 5.0.0
Sobre el además :…………………. Etiqueta 5.5.0
Sobre el carácter de además: …….Etiqueta 5.4.0
.

¿Cuáles son los dos sentidos del carácter de además de la persona humana?

.

La 3ª dimensión del abandono del límite mental, permite alcanzar el tema del hábito de sabiduría: el ser personal.

Éste es un sentido del carácter de "además": alcanzamos a conocer, por el hábito de sabiduría, que la persona sobra, es más que la operación intelectual. Es "además".

Pero como la persona es inagotable, al alcanzar con su sabiduría su condición de "además", al ser siempre "además", se torna en búsqueda de su réplica, búsqueda de Aquél que acogerá su don. Y así alcanzamos otro sentido del carácter de "además": el ser "adverbio", somos hijos de Dios en el Verbo.




Glosa a Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009 p. 340.4
.

¿Qué es el carácter de además como método?

.

El carácter de además como método no es otra cosa que el hábito de sabiduría.

Es el ejercicio de la 3ª dimensión del abandono del límite mental, por el que se alcanza el tema del hábito de la sabiduria: el ser personal.




De esto habla Polo en Antropología trascendental. Tomo I. p.190.2

Para saber más:
Sobre la sabiduría:…………. Etiqueta 2.14

Sobre la 3ª dimensión del método del abandono: Etiqueta 2.1.1
Sobre el "además": ……………Etiquetas 5.4.0 y 5.5.0
.

¿Es "además" un brotar?

.

"Además" es más que brotar.

Brotar es un verbo que se consuma según la actualidad.
Es un verbo y un nombre: brota agua, y ya está.

Ésta es la vieja noción de "physis" presocrática, la primera formulación filosófica.
La "physis" es la génesis verbal de un sustantivo. Es acto "actividad" que se detiene, siendo lo que es. El universo es así. El universo cambia porque es fuego, porque es aire. Y ya está. Hemos entendido con una fórmula lo que no cambia detrás de los aparentes cambios.
Brotar es un verbo y un nombre.

Pero el carácter de "además" que caracteriza a la persona humana no es solo verbo ni solo nombre. Y no es tampoco verbo con nombre. Por eso Polo acude a la expresión adverbial.

La persona humana es inagotable, no porque brote persistentemente sino porque es libertad, no depende de la necesidad, no está determinada.

Es un acto completamente actuoso.
Llama que no se consume.
Espíritu.




Polo habla de esto en Presente y futuro del hombre. p.202.3

Para saber más:
Sobre el acto de ser personal : .…..Etiqueta 5.0.0
Sobre el además :……………………..… Etiqueta 5.5.0
Sobre el Co-existir personal :….…. Etiqueta 5.5.1
Sobre el carácter de "además": …..Etiqueta 5.4.0
.

¿Conviene el carácter de además a la metalógica de la libertad?

.

El adverbio "además" caracteriza a la persona humana.
Somos "adverbio". Somos "además".
Nos conviene sabernos "además".

Polo gusta citar a Eckhart : "Dios es el Verbo, el hombre es el adverbio".

"Además" conviene a los cuatro trascendentales personales, aunque más a la libertad, que es actividad siempre insatisfecha.

La metalógica de la libertad pende de esa sed de novedad.


Estrictamente, Polo llama "además" a la dualidad entre el trascendental "co-ser" y el trascendental "libertad".
Y llama "carácter de además" a la dimensión metódica del abandono del límite.

Sin embargo, buscar a ser siempre más, es decir "además", es un carácter presente en todas las dualidades de la persona humana.

La persona (tema) es además (método), acto que no se conforma con su tema.





De esto se habla entre otros lugares en  Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 17, 3

Para saber más:
Etiqueta 2.11      Método-Tema
Etiqueta 5.4.0  carácter de además

Etiqueta 1.1.2   libertad
Etiqueta 6.8.0   metalógica de la libertad
Etiqueta 5.5.4   libertad personal
.

¿Cuáles son los dos miembros que constituyen la libertad trascendental?

.

El trascendental personal libertad está constituido de dos miembros:
El inferior, metódico, equivale a desaferrarse de la presencia mental.
El superior, temático, se equipara a la no desfuturización del futuro.

La libertad trascendental se alcanza en la medida en que nos desaferramos de la presencia mental.

.

¿Cómo llega la libertad a la esencia?

.

La persona manifiesta su libertad en la medida en que la intención no se detiene poseyendo el objeto.
Al actuar libremente no detenemos el acto sino que lo ofrecemos a alguien.

El motivo de la acción no es solamente el porqué de lo que hacemos sino el para quién lo hacemos.

Los actos animales son lo que son, y ya está. El acto humano libre, está abierto según el dar.
No cabe que la libertad culmine encauzándose hacia el presente.
Siempre queremos más. Somos además.

Somos esencialmente más libres, al amar, al dar, según a quien amemos.

No es lo mismo amar a Dios que amar a un loro.
.

¿Colabora la filosofía en el acto de fe sobrenatural?

.

Una mujer no puede dar la vida sin aceptar la semilla.

La filosofía es mujer.

En el acto, divino y humano, de fe sobrenatural, se conjuntan dos dimensiones inseparables : el don de Dios y el consentimiento de la creatura.

La persona será siempre co-ser.


.

¿Cómo es creada la libertad?

.

El ser personal humano es creado contando con él anticipativamente,
El hombre no es un sujeto previo a la aceptación de la donación de su futuro.
No es una creación que no tenga en cuenta su futuro responsable.

El futuro es otorgado, a la vez, por Dios y por el hombre. De ahí que el ser personal, la persona, sea libre, pues no está “cerrada” por sus condiciones iniciales, que la determinarían. Su respuesta interviene en su creación. Es una creación “libre”.

.

¿Qué significa que el futuro es otorgado según “la creación de la libertad”?

.

Polo dice que el futuro no desfuturizable, que no es otra cosa que la libertad trascendental, es la apertura trascendental en la que el ser personal es “otorgado creativamente”.

Entendamos que se habla aquí del ser “personal” y no del ser del universo físico, que no es libre.

El ser “personal” es libertad.
Dios debe crear la libertad que es cada persona. Y debe hacerlo de modo distinto a como crea el ser del universo físico.

La libertad es creada, otorgada, creativamente.
El adverbio “creativamente” no designa solamente el acto creador de la parte de Dios, sino que también indica que la persona “acepta” libremente su creación.
Somos creados sin nuestro consentimiento, pero somos personas en la medida en que consentimos. Nuestro ser está también en nuestras manos.

¿Puedo rehusar ser?
El rehusar sería ya libre.
La creación de cada libertad que somos y seremos va unida a la respuesta “libre”, a la responsabilidad.

Agustín de Hipona dice que Dios, que te ha creado sin ti, no te salvará sin ti.
Que glosamos diciendo que la decisión de crearme, sí que es sin mí. Pero al crearme libre, me crea conmigo, contando con mi respuesta, libre.

Dios nos ha otorgado el ser personal “creativamente”. Según el modo de la creación de la libertad. Que es un crear contando con la respuesta.

El futuro que siempre seremos es otorgado según la creación de la libertad: Dios me crea conmigo.
.

¿Es el adverbio “además” futuro, real, en la antropología poliana?

.

 Además significa, rigurosamente, futuro.

Es Además de la presencia mental.

Futuro que no pasa a ser presente.
Futuro no desfuturizado.

Poseer ese futuro sin desfuturizarlo no es “pensar” el futuro.

Es, precisamente, la libertad trascendental.

Además es entonces un sobrar sin consumarse.
Sin fijarse en la actualidad de mi pensamiento.

Cuando utilizamos el adverbio además, en antropología poliana, dejamos de lado el sentido lógico de los verbos, en el que el futuro no es real.

Ahora se trata de poseer realmente el futuro, que está en nuestras manos. Somos libres.
.

¿Es la libertad posesión del futuro?

.


Sí, pero sin desfuturizarlo.
La persona, trascendentalmente, “es” libertad. Es un poder comulgar, entrar en comunión, con Dios y los demás. Co-ser.

Dios no es "actual". Dios es Acto. Amor. Comunión libre de Personas.

Comulgar es poseer, pero no un poseer anclado en la actualidad, sino un poseer siempre abierto a la libertad de Dios y de los demás.

De ahí que podamos decir que la libertad trascendental es una posesión de nuestro futuro, con Dios y con los demás, no actualizado, sino siempre abierto. Futuro no desfuturizado.

Alcanzamos la persona como futuro, siempre futuro, abandonando el límite mental (la actualidad). Porque seremos siempre "además".

"Además" indica el puro no agotarse en conocer operativamente.

Este carácter de además no podría alcanzarse sin el límite mental, pues precisamente, la persona, en cuanto puro añadirse al límite, no prescinde de él. La persona es un “alejarse” del límite, pero siempre seremos limitados, y además. Aquí tenemos una indicación de nuestro ser criaturas.

Debemos hacer pie en el límite, para saltar y desaferrarnos de él.

Polo llama tercera dimensión del abandono del límite mental, a ese saltar, para alcanzar la persona humana como futuro siempre abierto, tomando el límite mental como punto de partida.

Tomarlo como punto de partida no quiere decir aproximarse a él, sino todo lo contrario: alejarse o desaferrarse de él.

El límite mental es la presencia (la suposición del objeto). Desaferrarse del límite mental equivale a abandonar la presencia.

Así se ve que el "presente", no pertenece propiamente al orden del co-acto de ser personal humano, aunque lo necesitemos para alcanzarlo.

Y así se ve también que "desaferrarse de la presencia mental" se equipara con el alcanzar el futuro en su sentido más estricto.
.

¿Qué es naturaleza y qué es libertad?

.

Una de las primeras aporías de la filosofía es cómo conjugar lo Uno y lo Múltiple.

El problema es mal resuelto si optamos por el monismo (Parménides) o si separamos en exceso (dualismo cartesiano).

En la actualidad muchos niegan la libertad pensando el mundo y los humanos como combinatoria de átomos (es la versión materialista de lo Múltiple, como si todo fuera una combinatoria de naturalezas físicas). Como si fuéramos una red material.

Otros, en su interior, se imaginan de tal modo libres, que deciden vivir según su espontaneidad (es una versión idealista de lo Uno, como si todo fuera libertad espontánea de mi yo). No cuentan con lo otro. Y no se dan cuenta de que la espontaneidad, sin comunión amorosa, es signo de­ falta de libertad.

Nosotros sostenemos que no hay contradicción o contraposición entre naturaleza y libertad.

Es cierto que el filósofo busca el primer principio (arjé) que explique la realidad entera.
Desde Parménides se sabe que ese principio es el ser.

Pero ¿es el ser uno, monolítico? ¿Es acaso el  ser un "todo" compuesto de innumerables  teselas?

La unidad, en antropología, es siempre prematura.
Los seres libres somos creados, elevados, "hacia" la unidad.
Lo que en Dios es Uno (principio y fin, alfa y omega, sentido genético y sentido desbordante del ser) en la criatura es múltiple.

El ser del universo físico contiene naturalezas, principios de operaciones que tienden a cumplir el Orden del ser sencillo. Su "desbordamiento" o actividad es solamente movimiento físico.

Juan A. García llama sentido genético del ser a esa capacidad que tiene, de entrada, el ser primero o universo creado, la naturaleza pura. Actividad sencilla.

La persona creada, sin embargo, es dotada de una actividad superior, pura actividad, desbordamiento, que llamamos libertad. Polo la llama ser segundo.

La persona no es la actividad "sencilla" de lo ya determinado en la naturaleza por las condiciones iniciales del universo. La persona se destaca siempre de sus obras y no se reduce a ellas.

La persona es un ser que desborda su actuar. Su actividad es un renacer añadido libremente, que no se aquieta nunca. Podemos equipararla a la libertad trascendental.

La distinción entre naturaleza y libertad es pues primaria.
El ser se dice, de entrada, de muchas maneras. Entre otros tiene un sentido genético (naturaleza) y un sentido puramente activo (libertad).




Para saber más:
Etiqueta 3.1.0 sobre el ser del universo
Etiqueta 1.1.2 sobre la libertad
Etiqueta 5.5.4 sobre la libertad personal
Etiqueta 1.14.0 sobre la unidad
.