¿Por qué decimos que la esperanza es el bastón del peregrino?

.
La esperanza es el bastón del peregrino pues nos ayuda al caminar.

Nuestra vida marcha hacia la eternidad, hacia Dios.
La esperanza es flexible.

Gracias a esta apertura a Dios, como Padre, la unidad de la vida se fortifica. Es, como decía Josemaría Escrivá, sencilla (un solo destino) y fuerte (pues aúna, al luchar, la pluralidad de nuestras facetas).










Para saber más sobre la esperanza, ver Etiqueta 5.13.4

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario