¿Qué dos sentidos de la realidad y qué dos sentidos del acto hay que entender para comprender a Aristóteles?

.
Hay dos sentidos de la realidad según Aristóteles: no es lo mismo una montaña que el acto de “conocer” la montaña.

Aristóteles distingue dos sentidos principales del acto enérgeia y entelécheia.

"Conocer” en acto, enérgeia, no es lo mismo que ser "una cosa en acto", entelécheia.

Si el acto de conocer una mesa, enérgeia, fuera una mesa, (entelécheia), si fuera real como lo es una mesa, no podríamos pensar más, el conocimiento se acabaría como se acaba la mesa.
Se trata de dos tipos distintos de realidad.

De ahí que no sea adecuado llamar a la persona “substancia”. Pues la substancia la entiende Aristóteles como entelécheia, acto acabado.

La persona es el subsistente racional, espiritual. La persona no es una montaña, no está "acabada", sino abierta.

Al acto de conocer, Aristóteles lo llama enérgeia (energía) y a la cosa “en sí” entelécheia (en castellano, entelequia).

El ser capaz de conocer tiene unas “energías” que no son materiales.

La realidad, al margen de la mente, es la entelécheia, que es un sentido del acto y de la realidad, distinto del sentido del acto propio al “conocer”.

La noción de enérgeia recorre toda la filosofía de Aristóteles, desde los fragmentos de sus obras juveniles que nos han llegado, hasta sus libros tardíos.

La enérgeia es acto de la mente, del noús, en tanto que se despierta, en tanto que posee, inmaterialmente, la verdad de la cosa.

La entelécheia es la verdad de la cosa, la realidad en sí; la realidad en tanto que verdadera en sí. La realidad como ousía.



La solución de Aristóteles abre enormes horizontes de pluralidad, pues el acto, el ser, se dice de muchas maneras.

Habrá que descubrir, por ejemplo, otro sentido del acto: el acto de ser del universo.

Y más aún, encontrar el "acto de ser personal".

El talante de Aristóteles nos sirve para estar atentos. Para no concluir prematuramente nuestro viaje. Para ser humildes.

La verdad no es mi pensamiento. Mi pensamiento no es una cosa “en sí”.

Al menos somos dos.






Glosa a Polo en Introducción a la Filosofía, p.69.4
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario