¿Es el acto sexual un acto espiritual?

.
Debería serlo.
Y lo es en la medida en que es un acto verdaderamente amoroso en el que las personas están comprometidas.

No olvidemos que en el Cielo nuestro cuerpo será un cuerpo espiritual.
Aquí en la tierra lo esencializamos en la medida de nuestro querer.

La sexualidad es una dimensión esencial, libre, del don del amar.
Y la continencia más también.

Lo maravilloso es el enamoramiento en el acto sexual (y más también en la continencia).

El acto sexual es también casto, lleno de respeto, si es enamorado.
Si no está impregnado de enamoramiento es una cosa aburrida, a pesar de lo que digan algunos.

Es un acto espiritual, su raíz es voluntaria, y casto gracias al compromiso peculiar de las personas que se aman en matrimonio.

Nada quita al Amor, en la medida en que el compromiso está abierto a la Vida.

A pesar de su vinculación al sexo, en el acto casto, el uno piensa en la otra, y viceversa. Uno no está pensando en uno mismo, ni en su incremento de placer.

La raíz que lo hace amoroso es la libre alianza para colaborar con Dios en la transmisión de la vida.



Ideas inspiradas en la pregunta nº 30 de "ANALÍTICA DEL AMOR". Entrevista de Juan Cruz Cruz con Leonardo Polo, que pueden ustedes encontrar en el nº 33 de la revista Miscelánea poliana.

Para saber más vayan a las etiquetas de este blog:
18.1.1 analítica del amor;
1.2.2 amor;
1.13.0 familia y amor;
6.9.6 enamoramiento;
8.6.0 sexualidad

Pinchen aquí para acceder a la entrevista completa: http://www.leonardopolo.net/revista/revista.html



 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario