¿Por qué el pecado esclaviza?

.
Polo define el pecado como el error peculiar de la libertad.

La libertad trascendental que co-somos es apertura interior irrestricta.
Si al abrirnos encontramos un muro (el ser sencillo del universo marmolizado de Parménides), la libertad se abre a la nada.

La perplejidad es entonces completa, carecemos de destino. Estamos encarcelados, condenados a vivir, esclavos.

¡Oh Platón!, qué razón tenías…
Si en lugar de salir a la luz, elegimos quedarnos encerrados, diciendo que Dios es una mentira, tendremos lo que queremos: la caverna.

Nosotros también, Madre,  queremos subir al Cielo.





Glosa a Leonardo Polo en Quién es el hombre, p. 224.3

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario