¿Cuándo la libertad que somos se abre a la nada?

.
Cuando nos abrimos a nimiedades.

Tirar un penalti merece poca libertad.
Si la realidad que encaramos es, a lo más, un caleidoscopio de diversiones ¿qué hacer de nuestra actividad novedosa profunda?

La libertad profunda, la fuente activa de novedad indesfuturizable, es un refrendar. Pero si me llaman a votar para decidir el horario de los funcionarios (con permiso de esos respetables señores) me sobra tanta libertad, como absurdo sería subir al bus con un millón de euros, o dos.

¿Para qué quiero tanta libertad? La realidad a la que nos abrimos tiene que justificar que seamos libres.
Sólo Dios justifica mi libertad.






Polo habla del refrendar en Antropología trascendental I, p. 241,3 y en p. 243, donde dice: "la libertad es la actividad más nítida, que se alcanza temáticamente al refrendar el carácter de además".

De esto habla Polo en el último capítulo de "Quién es el hombre" p. 221.4

Para saber más sobre la libertad
Etiqueta 1.1.2   libertad
Etiqueta 1.1.2   naturaleza y libertad
Etiqueta 5.5.4   libertad personal o trascendental
Etiqueta 5.5.4   libertad nativa
Etiqueta 5.5.4   libertad de destinación.
Etiqueta 6.1.5   libertad esencial o de disposición
Etiqueta 6.8.0   metalógica de la libertad

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario