¿Por qué dice Polo que si no existe Dios, tampoco existe la libertad?

.
Si no existe Dios tampoco existe la libertad radical, pues la libertad radical o trascendental es la libertad considerada en su radicalidad personal, es decir "ser actuosa novedad replicante".
Entonces, si no existe Dios, el hombre es lo que es, un monolito, un caleidoscopio, se acabó la novedad, no hay réplica que replicar.

La experiencia de mi libertad radical, experimentar nuestra libertad profunda es experimentar la capacidad de aceptar novedosamente novedades.
Las cosas nos pasan porque "queremos", pudiendo quererlo todo.

Ese querer más íntimo que nuestra intimidad es el aceptar trascendental, que espera ser correspondido siempre, replicantemente y sin desfuturización.

El meollo del carácter personal es la libertad radical, no como actividad espontánea, sino como actuosa novedad ante mi réplica.
Apertura irrestricta pues su réplica es la Novedad irrestrictamente amorosa.
Sin Dios, la libertad acabaría en la nada, sería una libertad (una inmortalidad) sin destino. Una vida sin sentido. Una vida caleidoscópica, un eterno retorno. Sin embargo, yo me sé libre, cuando me alcanzo.







De esto habla Polo en el último capítulo de "Quién es el hombre" p. 224, 3 - 225

Para saber más sobre la libertad
Etiqueta 1.1.2   libertad
Etiqueta 5.5.4   libertad personal o trascendental
Etiqueta 5.5.4   libertad nativa
Etiqueta 5.5.4   libertad de destinación.
Etiqueta 6.1.5   libertad esencial o de disposición
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario