¿Qué es la voluntad?

.
La voluntad, de entrada, es pura potencia pasiva.

Éste es uno de los grandes aciertos de Polo que le permite purificar la libertad, que era esclava del querer, desde antes de Lutero.

La modernidad identifica voluntad y libertad y ésta con la espontaneidad. Es presentada como fuerza, como energía. Pero entonces la voluntad se cosifica ya que se la entiende como si fuera una causa eficiente más en el universo, determinada, como el volcán echa su fuego, sin poder engendrar palomas.

La voluntad no es así.

La voluntad es ciertamente capacidad, potencia. ¿De qué? De bien.

La intención de la voluntad es intención de otro (recordemos que la intención de la inteligencia era intención de semejanza).

¿Qué es lo otro? Lo otro es el bien. El bien es lo otro que el ser en orden a la realización del ser.

La voluntad es capacidad de hacer el bien. No este bien o el otro, pues entonces no sería potencia pasiva "pura", ya que estaría determinada por algo, como el apetito de comer está ya determiando por la comida.

La persona posee esa capacidad de querer el bien absoluto. Y es la persona la que activa, libremente, responsablemente, su voluntad al imperarla: quiere esto o quiere lo otro.

Por eso decimos que es potencia "pasiva" pura, pues "depende" de la persona.

La persona posee un hábito innato, la sindéresis, con dos miembros: querer-yo y ver-yo.
La razón práctica (ver-yo) presenta el bien posible y el querer-yo ejecuta, si la persona quiere.



Para saber más:
Etiqueta 6.2 el yo y la sindéresis


Etiqueta 5.2.2 Preguntas sobre el bien.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario