¿Se queda corto Marx en su doctrina acerca del trabajo?

.
Marx ha visto bien que el trabajo incrementa la humanidad en el mismo hombre; pero ha vinculado exageradamente ese incremento al cumplimiento de las necesidades vitales, biológicas.

No alcanza a conocer lo que es el amor personal.

No entiende que el sentido de la perfección objetiva del mundo es el amor en cuanto que podemos hacernos regalos, servirnos no solamente llenando necesidades sino respetándonos, honorándonos en cuanto únicos en el más allá de la materia.

La producción está al servicio del amor "personal".

La clave del trabajo no es la perfección, sino el amor a Dios y a los demás.






Ideas inspiradas en la pregunta nº 41 de "ANALÍTICA DEL AMOR". Entrevista de Juan Cruz Cruz con Leonardo Polo, que pueden ustedes encontrar en el nº 33 de la revista Miscelánea poliana.


Pinchen aquí para acceder a la entrevista completa: http://www.leonardopolo.net/revista/revista.html

Para saber más vayan a las etiquetas de este blog:
18.1.1 analítica del amor;
9.2.0 trabajo

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario