¿No es admirable la propuesta de Parménides del ente perfecto o bellamente cirucular?

.
El ente es "eucúklos", dice, perfecto, bellamente circular.

Pero Parménides detiene la admiración al sentenciar que lo mismo es ser y pensar.

A lo largo de la historia de la filosofía asistimos a parones de ese estilo. Como el de Hegel, como el de Marx y su sociedad perfecta, sin clases.

Otros filósofos saben mantener la esperanza, poniendo en juego las ansias humanas.

Platón continúa admirándose : el ser, la realidad, lo fundamental de lo que todo depende, lo que es eterno y no sólo actualidad de la mente, es bello, convoca, me afecta, es bueno para mí que soy eros, que soy deseo.

Lo admirable tiene que ser bello y bueno. La convocación que nace del ser, provoca en mí una invocación y me elevo en el canto, engendrando en la belleza del ser.

Lo que Parménides llama simplemente nous, en Platón es un "no dejar de ser tocado" en las fibras del alma (como si el alma fuera un arpa).


Glosa a Polo en Introducción a la Filosofía, p.43.2

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario