¿Es válido el compendio de la antropología que Kant resume en tres preguntas?

.
Kant decía que la antropología consiste en la respuesta a tres preguntas :
¿Qué soy capaz de conocer?
¿Qué debo hacer?
¿Qué estoy autorizado a esperar?

Los griegos han respondido a las dos primeras de modo correcto : el hombre, en efecto, es el ser capaz de alcanzar la verdad y, siendo virtuoso, vivir en amistad.
Kant no añade nada atendible.

La tercera pregunta, sin embargo, debe ser sustituida por otra : ¿qué es la esperanza en el orden del amor?

¿Por qué? Porque la esperanza griega no deja sitio a la novedad.
Kant no sabe tampoco, con su exactitud puritana, ampliar la esperanza. No sabe osar.

Sólo sabiendo que Dios es Amor estamos autorizados a esperar que nuestra vida sea acogida como don en el banquete de bodas de la eternidad.

Las tres preguntas compendian, desde la humildad del "además", los radicales personales :

¿Qué soy capaz de conocer? : Entender.
¿Qué debo hacer?: Amar.
¿Qué es la esperanza en el orden del amor? : Libertad.


Glosa a Leonardo Polo. Tener y Dar. En "Sobre la existencia cristiana" p. 133

.

2 comentarios:

  1. Estoy leyendo todo lo que publicas, pero reconozco que necesito más concentración para comprender tus entradas pues no tengo buena base filosófica y sí mucha dispersión. Malo es para filosofar, pero volveré. Gracias. está interesante este sitio.

    ResponderEliminar
  2. .
    Al abrir un libro de Polo se entienden muy pocas cosas.

    Pero nos damos cuenta (el darse cuenta es del nivel esencial, es decir, de la vida que estamos viviendo), nos damos cuenta, digo, que es verdad.

    Al ir comprendiendo las nociones, poco a poco, se van abriendo horizontes... todo concuerda.

    También la "Caritas in veritate", salvando las distancias, parece difícil de entender.
    Pero en el "todos los hombres y todas las dimensiones del hombre" se encierra el mismo método poliano : abandonar el canuto y abrirse a la visión, digámoslo así, global.

    Las cosas pequeñas, (cálido y despejado) también cuentan. Y quizá más.

    .

    ResponderEliminar