¿De dónde se infiere que todo ente es inteligible?

.
La inteligibilidad de todo ente se infiere de la Inteligencia Suprema.
Intentemos explicarlo.
La inteligibilidad se da en lo real, porque inteligir es precisamente el retorno a la realidad de lo objetivado por la inteligencia.
Si no hay realidad tampoco habrá inteligibilidad.
Por eso todo ente, a su modo, es inteligible…, y principial.
Al decir "a su modo" estamos implicando la noción de cosmos como orden.
Los principios segundos del universo físico, son reales, cada uno a su modo, dependiendo de los otros en concausalidad. Concausalidad ordenada.
La realidad material es una articulación de principios segundos, una articulación de causas, una concausalidad.
No existe ninguna energía desnuda.
En definitiva, la inteligencia devuelve lo objetivado a la realidad según la tetracausalidad.
Esta devolución comporta distinción real del acto de ser con su análisis real. El análisis es la tetracausalidad, la esencia del universo físico.
Descubrimos así que el acto de ser no es idéntico (ningún principio creado lo es) por lo que debe depender del primer principio increado.
El conocimiento de Dios no permite postergación.
La inteligibilidad se infiere pues del Inteligir Supremo.



Ideas sacadas del libro de Polo "Epistemología, creación y divinidad". Capítulo 2, 5. Doble significado de la infinitud intelectual


No hay comentarios:

Publicar un comentario