¿Por qué la apertura "hacia fuera" tiene que ver con la unión del alma y el cuerpo?

.
Los tipos son modalizaciones de la especie.

Cada persona humana es un tipo de la especie humana, pero luego las personas humanas se van agrupando según características comunes, los tipos básicos son hombre y mujer, pero luego están los carpinteros, los albañiles…

La persona humana se abre hacia fuera y Polo caracteriza esa apertura diciendo que puede hacerlo según los tipos de co-existencia: hacia los semejantes y hacia el universo físico (el mundo de cada quién).


El tema de los "tipos" de co-existencia o apertura hacia fuera, nos lleva a hablar de cuerpo y alma.

¿Qué recibimos de entrada?: la naturaleza humana, que es común para todos los hombres; un cuerpo del universo material informado por un principio de vida.
Somos animales como los animales. Cuerpo y alma (cuerpo animado o vida).

Co-existimos con el universo material porque, en tanto que personas humanas "tenemos" cuerpo y alma. (Los animales no co-existen).

Sin embargo, nuestro nacimiento es tan improbable que exige la predilección divina.
Dios quiere, en su sabiduría, que nazca "esta" amapola.

¿Somos, entonces, resultado del azar?
No. Porque dependemos de la elección de Dios, que ha determinado las condiciones iniciales para que nazca esa amapola.

Sin embargo, y aquí está el núcleo del saber, nuestro cuerpo y nuestra alma "dependen" también de la persona que soy.

El alma y el cuerpo que somos de entrada, son "esencializados" al ir manifestándonos a través de nuestro cuerpo vivo. Pertenecen a una persona que se abre hacia fuera con ellos.

Nuestro cuerpo y nuestra alma no son como los de los animales, pues están en el horizonte entre el tiempo y la eternidad de una persona humana.








De esto habla Polo en Antropología Trascendental I, p. 208, 2.


Para saber más sobre:
el cuerpo humano…………………..etiqueta 8.0.0
el alma humana……………………..etiqueta 6.1.0

la esencia humama…………………etiqueta 6.1.0
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario