"Planteamiento poliano de la constitución y desarrollo de la vida humana".

.
Hemos editado un buen número de entradas (21) al artículo de Genara Castillo publicado en Studia Poliana 11.

Tiene como título : "Planteamiento poliano de la constitución y desarrollo de la vida humana".

Esas 21 entradas son como unas glosas a las distintas ideas que van apereciendo en el artículo. He procurado citar la página y el párrafo correspondiente.

Genara Castillo muestra en cuatro capítulos cómo la noción de vida en Polo es inseparable de la noción de crecimiento de esa misma vida.

La vida se constituye cuando puede comenzar a crecer.
En otras palabras, para que la vida se constituya se necesita que el ser vivo esté abierto, desde el principio, a su propio desarrollo.

Por eso el modelo cibernético que “despliega” un programa es aplicable a la comprensión de lo que es la vida. Se puede comenzar a hablar de vida cuando existe un "programa de crecimiento".
Es un modo moderno de entender en qué consiste la actividad vital, la praxis clásica.

El primer capítulo del artículo de Genara Castillo está dedicado a explicar lo que es el acto vital : la praxis, que es más que kínesis. La clave de la vida es el crecimiento. La práxis puede crecer, la kínesis no.

Los seres vivos no están en movimiento como puede estarlo el agua del río Congo que es una kínesis sencilla.
El movimiento que es vida redunda en su principio, a través de una retroalimentación que hace que el programa que está al inicio de la vida del viviente no sólo se desarrolle sino que crezca.

Hay una fuente de la que mana el agua, pero en el caso del ser vivo, el manantial es un programa que crece. Y crece teniendo en cuenta las informaciones que le llegan de las cascadas.

Es un programa con una clave interna que llamamos "crecimiento".

La embriología ha estudiado científicamente ese crecimiento programado del ser vivo.

Crecimiento que está también presente en todas las demás actividades vitales, desde las básicas hasta las espirituales de la vida humana (en el caso de la vida humana este crecimiento es irrestricto).

En el segundo capítulo del artículo, Genara Castillo hace unas consideraciones previas al tercer capítulo, que es el principal.

Aquí investiga el tipo de memoria que se da en cualquier ser vivo. Memoria de la vida que sabe aprovechar los cambios del ambiente.

También expone los términos cibernéticos que pueden ayudar a comprender que la vida es un sistema unitario, presidido por una especie de torre de control que dirige el aprovechamiento de los cambios.

Incluso para pensar, el hombre necesita apoyarse en esa torre de control que debe frenar el automatismo biológico.

En el tercer capítulo del artículo, que como digo es el central, Genara Castillo, explica cómo se constituye la vida humana y cómo crece el embrión en cuanto embrión de un ser humano.

Lo característico, según Polo, en la constitución de la vida humana es que a la vida biológica recibida de los padres, se añade la vida que pone la persona.

De ahí que se pueda decir que la vida humana "se constituye" cuando aparece la dualidad entre vida recibida y vida añadida.

Genara Castillo caracteriza la “vida añadida”, como individualidad. Concretamente en la p. 14 de la revista dice que la vida añadida es la que añade el individuo. Repite esa idea en la p. 16.4.

Pienso que la “vida añadida” es mejor caracterizarla como la vida espiritual de la persona.

Por lo tanto, la vida humana no se constituye sólo porque se añade la individualidad del embrión, sino porque esa individualidad pertenece a una persona humana.
Desde ese primer instante, la vida recibida de los padres pertenece a una persona humana.

El embrión animal también es individual, y no es persona humana.

De todos modos, el crecimiento del embrión humano es como el del embrión animal: la torre de control que es el código genético se puede considerar como una forma que, estando unida a la causa eficiente, se hiperformaliza según el orden de la causa final.

Lo que es también específico del hombre es que la forma que emerge con la retroalimentación que supone el crecimiento, es una forma apta para que la dimensión espiritual del ser humano se manifieste.

Es la forma de un hombre: con rostro y manos que pueden expresar la intimidad personal.

Finalmente, en el cuarto capítulo del artículo, Genara Castillo, explica lo que es específico de la vida humana : su crecimiento irrestricto.

A lo largo del artículo se ha mostrado cómo la clave de cualquier vida es su crecimiento.

Aquí se vuelve a explicar lo que es crecer y se concluye estableciendo que el crecimiento de la vida humana es irrestricto, no tiene tope.

El hombre es un ser abierto.
Por fuera y por dentro.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario