¿Es el bien la efusión del ser?

.
El amor es incrementativo, pues la intención de la voluntad es intención de alteridad, queremos más otro.

En este sentido podemos hablar del bien como la efusión del ser, pues se está "creando" la verdad de la voluntad que quiere más otro.

Y porque queremos más otro, queremos que sea más. Y ese querer que sea más es su bien (la efusión actualizada por la voluntad del que ama).

La razón de bien depende de la razón de otro (más otro es el bien querido).

Pero la razón de bien (el querer más actualizada por la voluntad) no es espontánea o automática, no está desencadenada como si fuera un apetito sensible , sino derivada desde dentro de la persona que ama, porque el auténtico trascendental es el amar.
El bien depende del amar, y no viceversa.

Por eso podría decirse que en Dios la voluntad no es difusiva, sino efusiva.

Siempre que aparece un bien, en lo más alto hubo efusión del ser.

El bien es difusivo porque el amar es efusivo, pero el bien, en el fondo fondo, es una efusión del ser.


Ideas inspiradas en las preguntas nº 8 y 9 de "ANALÍTICA DEL AMOR". Entrevista de Juan Cruz Cruz con Leonardo Polo, que pueden ustedes encontrar en el nº 33 de la revista Miscelánea poliana.

Pinchen aquí para acceder a la entrevista completa: http://www.leonardopolo.net/revista/revista.html


Para saber más vayan a las etiquetas de este blog:
18.1.1 analítica del amor;
1.2.2 amor ;



 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario