¿Por qué decimos que la voluntad es curva?

.
Decimos que la voluntad es curva porque los actos de la voluntad necesitan ser constituidos no solo por la voluntad sino también por la persona, que "aporta" desde su querer-yo.

De ahí que digamos que la voluntad es "curva".

"Curva" quiere decir que no sigue solamente una instancia rectilínea, sino que tiene en cuenta dos direcciones a la vez: una dirección marcada por la voluntad (es la "intención sobre"…) y otra dirección superior, en la que la persona se desvela o comparece.

El yo se lanza hacia el otro, no solo porque la voluntad quiere, sino porque la persona refrenda con su querer-yo lo que la voluntad quiere.








Ideas inspiradas en las preguntas nº 1 y 2 de "ANALÍTICA DEL AMOR". Entrevista de Juan Cruz Cruz con Leonardo Polo, que pueden ustedes encontrar en el nº 33 de la revista Miscelánea poliana.

Para saber más vayan a las etiquetas de este blog:
18.1.1 analítica del amor;
1.2.2 amor ;



 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario