¿Tiene la vida valor donal?

.
El valor donal de la vida se corresponde con el valor donal de la muerte.

La vida es para consumirla (muerte) y para consumarla (vida).

La vida es el don que nos instala en la vida eterna.

Ofrecer o dar la vida, no es solamente compartir la vida, sino decir "no quiero vivir, lo que quiero es vivir contigo". No me importa la vida, me importas tú.

Es lo que se llama "desvivirse".


.

4 comentarios:

  1. No entiendo cómo muertos vamos a seguir queriendo.
    ¿No hay otra vida?

    ResponderEliminar
  2. La vida es, digámoslo así, un elemento puente: de un lado, en tanto que esencia humana encarnada, es de este mundo.
    Del otro lado, es el don que las personas nos ofrecemos.

    "Lo que importa" es la comunión de personas, el orden del amor (ver etiqueta 6.2.2.3 la felicidad).

    La vida en este mundo es para entregarla, consumándola.

    Cuando digo en la entrada que "lo que importa eres tú" me falta precisión.
    En efecto, el "tú" se corresponde con el "yo" (ápice de la esencia).

    En realidad lo que me importa no es el "yo" o el "tú", lo que me importa es el "nosotros", la comunión, que se realiza al entregarse el tú y el yo.

    Otra manera de decir lo mismo : "no quiero vivir, sino estar contigo".

    ResponderEliminar
  3. Lo que "salva" es dar la vida : morir por Amor.
    Ése es precisamente el don del Espíritu Santo.

    Jo, me das una alegría ahora que celebramos el Misterio cristiano : la Muerte, la Resurrección, la Ascensión: la Vida eterna.

    Desde Venezuela seguimos tu blog como puedes constatar en el mapa de visitas.

    ResponderEliminar
  4. Desde mi atalaya os agradezco los comentarios a esta etiqueta sobre la vida humana.

    Mi experiencia es la misma: vale la pena morirse, para vivir eternamente metidos en la Vida.

    Si entiendo bien, lo que se muere es la vida terrestre, pero como la vida humana es dual, la vida espiritual, que es el miembro superior de la dualidad, crece con la entrega de la vida intramundana.

    Y gracias a la dualidad, la vida espiritual redundará en la vida terrestre, al resucitar.

    ResponderEliminar