¿Persona masculina y persona femenina?

.
La  persona, trascendentalmente, no es ni masculina ni femenina.
Es persona.
Es acto de ser personal.

Presiento que no acaban ustedes de entenderlo.

Pasa, a mi parecer, algo así como cuando nos dijeron por primera vez que Cristo no es persona humana.
Pero ¡cómo!, ¿no es hombre? Claro que lo es. La Persona divina que es Cristo ha asumido una naturaleza humana.

No obstante, el Verbo la asume libremente, es Hombre porque quiere, no porque "sea" hombre.

Análogamente, la persona humana, a mi entender, no "es" ni hembra ni varón, aunque desde el principio de su existencia se manifieste esencialmente como mujer o como hombre.


Comprendan bien que este planteamiento no apoya a la "ideología" del género que pretende que nuestra igualdad sea homogeneidad. No somos iguales como dos cosas son iguales. Esencialmente y de entrada pertenecemos, en cuanto humanos, al tipo masculino o femenino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario