¿Qué sentido tiene la libertad trascendental?

.
Coexistir con Dios.

Más precisamente, coexistir en Dios.

Los hábitos superiores son jerárquicos: sindéresis, hábito de los primeros principios, sabiduría y más arriba las aperturas transcendentales, entre ellas la llamada inicial que podemos llamar gracia, y que es distinta de la gracia santificante de los teólogos.

La gracia, que podemos llamar "personificante" es la llamada inicial de Dios a existir en Él. Es Dios quien abre al hombre a Dios desde Dios.

Más allá de la apertura íntima (interior y hacia dentro), la persona escucha la llamada en cada uno de los trascendentales.

Fruto de esta llamada son las aperturas transcendentales (sí, trans-, que es más que tras-):
gracia en el co-ser,
esperanza en la libertad,
fe en el entender
y caridad en el amar.
(a no confundir con las virtudes teologales).

Bajemos ahora a la realidad cotidiana: notemos cómo "repercuten" en nuestra vida esas ventanas abiertas en Dios.
Y viviremos una vida divina.

Pues bien, el acto vital que anima la búsqueda en todos los niveles, es la libertad trascendental.





Glosa a Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 344.4

Para saber más:
Etiqueta 5.13.2  aperturas transcendentales

Etiqueta 1.9.2  hábitos superiores
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario