¿Es la naturaleza humana indiferente a los actos que ejerce?

.

Se ha de atribuir a Sócrates el descubrimiento de que la naturaleza del hombre no es indiferente a los actos que ejerce.

El resultado de la acción humana no es sólo exterior.
Lo más importante es lo que acontece al hombre al actuar.

Cuando se trata de actos buenos, la naturaleza mejora al realizarlos : se adquieren virtudes que perfeccionan las potencias humanas.

El vicio es una merma de la integridad natural.

Las virtudes aumentan la vitalidad del espíritu y los vicios la disminuyen.

El primer beneficiario o el primer perjudicado por sus actos es su autor.

Por ejemplo, al pensar, sabemos pensar, el hábito de pensar se añade, abriéndonos a la posibilidad de seguir pensando.

Y al amar, queriendo más "otro", la voluntad se complace en el bien y quiere querer más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario