¿Cómo enfoca Polo la índole creada del ser?

.

La filosofía cristiana ha formulado la índole creatural del ser distinguiendo realmente, por un lado la esencia y por otro lado el ser.

Cada cosa es creada porque no tiene el ser como algo propio.

Polo encuentra otro enfoque: la previa distinción entre el ser creado e Increado.

Polo centra la atención no en la esencia, sino en el ser. Entonces nos damos cuenta de que ser no es simplemente un añadido que permita a las esencias de existir.

El ser es rico, está abierto por dentro. No es macizo.
El ser es "distinto" de Dios, tiene una "distinción" propia, que Dios le otorga antes de ser esencialmente  una cosa u otra, antes de entrar en composición con su esencia, que es también creada.

La primera distinción es, pues, que el ser creado es, de entrada, libre (persona) o no libre (universo).

Es en la raíz, radicalmente, que comienza o re-comienza el ser, dependiendo de Dios. Después seremos elefantes, músicos o malvados, pero justo al ser creados somos "distintos" de Dios. Ésta es la primera distinción que hace que un ser sea creado y no originario.
Mi más profunda riqueza es una predilección personal de mi Creador, que quiso mi libertad.


Recuerden que "comenzar" es lo propio del ser del universo, que es persistente. Mientras que "re-comenzar" es lo propio del "además", del ser personal humano.



Inspirado en Notas y glosas sobre la creación y los trascendentales. Juan A. García González. Miscelánea poliana nº 11. Glosa 2, p. 88. Citamos las páginas según la recopilación titulada "Antropología y trascendencia" publicada por I. Falgueras y Juan A. García.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario