Benedicto XVI en la audiencia del 14 noviembre 2012, propone tres vías de acceso a Dios: el mundo, el hombre y la fe.

.

El hombre, naturalmente, tiene la capacidad de conocer a Dios.

El Papa lo recuerda, apoyándose en dos citas de Agustín de Hipona.

1) A partir del mundo creado y 2) a partir del conocimiento de nosotros mismos, el hombre puede llegar a conocer la existencia de Dios y hacerse una idea bien sabrosa de la esencia divina.

La tercera vía, 3) incomparable y suplementaria, es la de la fe sobrenatural:  Dios se ha revelado y ha revelado la intimidad de su Vida.

Leonardo Polo, aceptando las demostraciones clásicas de la existencia de Dios, propone un método, en varias dimensiones, que permite "mostrar" a Dios.

A partir del mundo (1ª dimensión) ; a partir de la persona humana (3ª dimensión).

Por el hábito innato de los Primeros principios,
nuestro espíritu puede conocer la realidad física creada y su Origen.

El intelecto agente, que no es otra cosa que la persona que somos,  gracias a los objetos que abstrae, mediante ellos, si ejerce el hábito de los Primeros principios, innato a su Inteligir personal,  advierte el ser de la realidad física y su Creador, en tanto que Origen o Principio.

El ejercicio del hábito de los Primeros principios se asimila a la 1ª dimensión poliana del abandono del límite mental.

Por el hábito innato  de Sabiduría,
nuestro espíritu, por el hábito de Sabiduría, puede tener la experiencia  de Dios, al alcanzar la experiencia de la persona que somos (hijos de Dios).

Ejerciendo el hábito de sabiduría, el espíritu sabe de su ser personal que es dependencia del ser de Dios.
Este ejercicio se asimila a la 3ª dimensión del método poliano del abandono del límite mental.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario