¿Se inspira el artista con símbolos?

.
No.
Cuando en antropología trascendental hablamos de "inspiración" nos referimos al encuentro con la verdad, siempre abierta, todavía no constreñida en el símbolo.
Por eso dice Polo que la inspiración excluye la duda previa acerca del acierto en el obrar, en la ejecución del poema. Es seguro que la verdad merece mi empeño.

El componente simbólico es inherente a la obra ya hecha, salvo que sea perfecta, lo que no es posible para el hombre.

El artista sabe, después, que no consiguió culminar su obra. La constatación del error es indicio de que la obra hecha no es completa, pero no justifica el temor a la incertidumbre, sino más bien el afán de corregirse para continuar la indagación expectante: más verdad, más belleza.







Para saber más leer: Polo, "La verdad como inspiración", en La persona humana y su crecimiento, pp. 197-206

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario