¿Qué mueve al encuentro y en el encuentro?

.
Lo que mueve en el encuentro con la verdad es generosidad pura.
Es un sobrar de la libertad, que se goza en la verdad encontrada.

Y lo que mueve al encuentro también es generosidad, la persona, en tanto que libertad, que busca su réplica para cantarle.

Polo llama generosidad de la persona al ejercicio del hábito de los primeros principios reales.

La persona, en este caso, es generosa porque se olvida de sí, de su yo que quiere actuar, y se abre hacia el exterior, hacia la creación, hacia fuera, contemplando el ser del universo, dejándole ser, aceptando que sea.

También, por esa generosidad, advierte la causalidad trascendental y el principio de identidad (que es el Origen, Dios).

La persona advierte estos primeros principios, generosamente, abandonando el límite mental (1ª dimensión).

Pero en el encuentro con la verdad la generosidad es pura, es la generosidad en la fuente, que se goza en el "sin acabarse"  del encuentro con su réplica.





Para saber más leer: Polo, "La verdad como inspiración", en La persona humana y su crecimiento, pp. 197-206

Hablamos de la generosidad de la persona en la etiqueta 3.2.0 al tratar del hábito de los primeros principios

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario