¿Qué pasaría si el hombre no tuviera carácter efusivo?

.
Si el hombre no fuera efusivo, la verdad se estancaría.
Encontrar la verdad sería estéril.

El encuentro con mi verdad personal (mi camino) es un acontecimiento extraordinario. Es encontrar el destino al que destinarme.

Gracias a la índole donante o trascendental de la libertad que soy puedo andar el camino, destinarme, cantarle a la verdad. Soy y seré "además".
No soy un verso suelto del magma físico.




Para saber más pueden ustedes leer: Polo, "La verdad como inspiración", en La persona humana y su crecimiento, p. 201.3


 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario