¿Concuerda la visión del crecimiento humano de Aristóteles con la de Polo?

.
En cierto modo, sí.

Las criaturas están siempre tendiendo, van a más, conducidas por la causa final u orden del universo.

El universo es esencialmente un proceso de perfeccionamiento.

La actividad esencial es un pasar a una situación más perfecta.

Pues bien, el hombre es el perfeccionador perfectible. Al perfeccionar el universo, se perfecciona a sí mismo.


Sin embargo, Polo va más allá de Aristóteles, pues la voluntad, según su propuesta, no es sólo tendencia para llegar a poseer y ver.
La persona es dar y ese dar activa la voluntad que quiere dar más.
Dios no es sólo contemplado intelectualmente, sino amado personalmente.

La vida que se perfecciona es entonces don que se ofrece amorosamente al Creador.

Siempre podemos dar más. El crecimiento es irrestricto.

Glosa a Genara Castillo. Planteamiento poliano de la constitución y desarrollo de la vida humana. Studia Poliana p. 20

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario