¿Qué es el encargo de los encargos?

.
El encargo de los encargos es encontrarse uno con la verdad “qua” verdad.
No ya la verdad de esto o lo otro, sino descubrir la verdad como tal en esto o en lo otro.

El encargo de los encargos es la verdad, el desvelamiento del ser, de la realidad. Es la verdad la que encarga los encargos.

Los implícitos de la verdad son sacados a la luz en mi vida. La verdad es el camino que nos une a Dios.

No puedo vivir sin progresar en la verdad (fe+trabajo+amistad). La tarea de mi vida es descubrirla aún más.

La verdad no tiene sustituto útil. No la puedo cambiar por otro interés. Mi vida depende puramente de ella.

El noús se pone en marcha con el encargo de articular el vivir (el trabajo, la amistad) de acuerdo con la verdad.

El destinatario soy yo, desde luego, pero también otro ¿Quién acogerá mi don?
La Verdad.

Encontrar la verdad es integrarla en uno mismo. Vivo desde la verdad, por la verdad.

Si no tiene lugar el encuentro con la verdad, no hay encargo posible, no hay tarea asumible, ni libertad. Somos esclavos de la necesidad. El mito heroico es entonces trágico. La religiosidad humana se transforma en magia, en tedio desesperanzado. La clave del mito heroico completo es la verdad que aparece en la vida.

Tú eres la Verdad de mi vida.








De esto habla Polo en el último capítulo de "Quién es el hombre" p. 250.3

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario