¿Tiene la generosidad una recompensa en esta vida?

.
Sí.
Y aunque sea provisional es bien sabrosa.

Gracias a la generosidad de dejar de buscar su réplica, (que es su felicidad), la persona se abre hacia fuera y al ejercer el hábito de los primeros principios reales, conoce a Dios Creador, y al mundo y a su cuerpo como dones del Creador.

¡Vaya regalo!


Glosa a Juan A. García Gz, Cuatro matizaciones, Miscelánea poliana, 12 (2007)

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario