¿A qué llama Polo "docilidad" de la persona?

.
Agradezco a Juan A. García Gonzáles su comentario, que me permite afinar la noción de docilidad.

La persona es dócil porque se abre inherentemente al mundo, al propio cuerpo, para constituir su don con el que busca destinarse a Dios.

El intelecto personal se desdobla gracias a la sindéresis. Que es una voz interior, que le impele a obrar: ¡haz el bien!, ¡lo tuyo es obrar!

El yo (hábito de sindéresis) impele: lo tuyo es actuar. De ahí nace, trascendentalmente, nuestro sentido del deber.

La persona, desde el ápice de su yo es siempre "dócil", se abre inherentemente, irremediablemente, para responder al amar de Dios.

Hélas!, nuestra mala sombra nubla el noble impulso y metemos la pata.


Ligero apunte a lo que Juan A. García González dice en : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 347-349


.

2 comentarios:

  1. La persona, de suyo, se busca, y se autotrasciende; está destinada a Dios. Pero es dócil: porque acepta abrirse fuera de ella misma, mirar hacia fuera, para constituir el don que aportar; se las ha con su esencia, con su corporalidad, con lo otro que ella y que se creador, dócilmente, sin soberbia, sin quejarse, suavemente. Así acepta su esencia y la usa para aportar; sin sentirse ofendida por rebajarse por tratar de lo corpóreo, por atender a lo inferior. Por eso es dócil, en mi opinión

    ResponderEliminar
  2. .
    Muchas gracias, Juan, por tu ayuda.

    Quizá me puedes decir si te parece bien una pequeña corrección al elenco que haces de las aperturas.
    Yo prefiero reservar la denominación "hacia fuera" para la apertura hacia los primeros principios reales. Apertura que muestra la generosidad de la persona.

    Y llamo, con Piá, "apertura inherente" a la apertura que la persona hace a través de la sindéresis, cuando esencializa el mundo y su cuerpo para constituir el don.

    Por otro lado, me parece que "docilidad" indica obediencia a un mandato. Y el único mandato que descubro es precisamente el "haz el bien" de la sindéresis.

    No sé si me explico.

    .

    ResponderEliminar