¿Por qué decimos que la intimidad, de acuerdo con la dualidad, permanece abierta?

.
En primer lugar, decimos que la intimidad, de acuerdo con la dualidad, permanece abierta, porque no tenemos "réplica" en nuestro interior que comble nuestra dualidad.

Y tampoco tenemos réplica en el exterior.
Sólo Dios, puede decirnos quiénes somos. Y Dios no es exterior sino más íntimo que la intimidad.

El hombre coexiste con el Absoluto en la forma de una búsqueda esperanzada, sin término, de aceptación personal.

En el Juicio, Dios refrendará nuestro don y se fraguará nuestro destino, sin desfuturizarlo.



En segundo lugar, la intimidad de la persona que somos, permanece abierta pues así se mejora en diálogo.

Como el don que la persona espera que Dios acepte, es su propia vida, en la medida en que refrenda dones mejores, se mejora.

El co-ser que somos no se segrega, cerrándose o culminando, sino que crece al dar su don, su vida.
De ahí que permanezca siempre abierto.
También se perfecciona al perfeccionar el universo material.



En tercer lugar, la intimidad permanece abierta porque el co-ser, que es la persona, significa "además", inagotabilidad abierta, que siempre dependerá de la fuente, del Origen.











De esto hablan  Alfredo Rodríguez Sedano y Juan Carlos Aguilera en su artículo " La intersubjetividad a la luz de la apertura íntima personal", aparecido en Studia Poliana, 13, (2011), p. 39.2 y 40.4.

Para saber más sobre:
el futuro…………………………etiqueta 1.12.5
la réplica……………………….etiqueta 5.4.2
el buscar……………………….etiqueta 6.9.4

 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario