¿Es libre la intimidad?

.
Llamamos "intimidad" a la persona como co-ser íntimo, libre, que es cada quién,  trascendentalmente. Es el ser "además" que co-es la persona.

Ser "además" es no depender de la necesidad, no estar atado. Libertad trascendental.

En su artículo "la radicalidad de la persona" Polo define la intimidad como el modo de ser que no necesita asimilar elementos exteriores ni poseerlos para mantenerse.

Tanto la inmanencia operativa como la virtud pueden llamarse modos de tener.
Las operaciones inmanentes, por más que sean propias del viviente y no puedan ser ejercidas por otro, comportan cierta aportación de elementos previos, que pasan a ser poseídos.
El alimento es un aporte exterior que la función práxica de nutrirse hace suyo. Es cierto que no basta  incluir el alimento en el cuerpo, pues eso sería embutir o engordar, y no alimentarse. Pero hay una subvención previa. Se tiene.

Asimismo, el antecedente de las operaciones cognoscitivas es la recepción de lo que se llama especie impresa.

Ninguna operación inmanente es autosuficiente en todos los sentidos; es menester que algo se les proporcione para que puedan ejercerse.

Sin embargo, la intimidad está por encima del necesitar.
Equivale a dar y es trascendentalmente libre.
Aunque no tengamos nada, co-existimos-en Dios.







De esto hablan  Alfredo Rodríguez Sedano y Juan Carlos Aguilera en su artículo " La intersubjetividad a la luz de la apertura íntima personal", aparecido en Studia Poliana, 13, (2011), nota 48 de la p. 38, p. 41.4, y Leonardo Polo en AT I, p.208.5 y en la nota 13.

Para saber más sobre:
el tener………………………….……...etiqueta 1.9.1

el dar trascendental……………… etiqueta 1.0.2
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario