¿Cuál es el modo correcto de entender la omnipotencia?

.
El modo correcto de entender la omnipotencia es en términos de donación.

Ser omnipotente es dar ad extra puramente, sin pérdidas ni condiciones limitantes.

No se trata de que Dios pueda hacer todo, sino que Dios es el Origen de todo.

"Todo es posible para Dios" Mt 19, 26
"Nada es imposible para Dios" Lc 1, 37

El hacer divino no está regido por la posibilidad, pero tampoco por la necesidad, ni por la contingencia lógicas.

"Lógicamente" intentamos comprender lo que sucede necesariamente (la piedra cae) o contingentemente (y me aplasta).
Es posible que una piedra me aplaste.
Y también es posible que no me aplaste.

El hacer de Dios está por encima de toda posibilidad.
Es un dar trascendental puro, que hace que las cosas sean posibles o imposibles.

Todo es posible: lo posible y su opuesto.
Nada es imposible: Dios es el que da el ser a lo imposible. El Origen de la imposibilidad es también Dios.










Ideas inspiradas en el artículo "Aclaraciones sobre y desde el dar, de Falgueras, en Miscelánea poliana nº 9. p.57. Citamos las páginas según la recopilación titulada "Antropología y trascendencia" publicada por I. Falgueras y Juan A. García..

No hay comentarios:

Publicar un comentario