¿Existe la libertad sin correspondencia?

.
La libertad en tanto que persona o la persona como libertad (somos libertad, incluidos en el ámbito de la máxima amplitud) no crece.
Crece la extensión de la libertad que somos a través de nuestro yo, que ve, y que quiere al mundo y a los demás, por Dios.

El grado de nuestra libertad esencial depende de la realidad de lo que queremos.
La libertad permite cumplir lo que uno quiere, pero si lo que queremos termina, se acabó la libertad.

No hay nada en el mundo que merezca la libertad inagotable que somos. Las cosas no bastan. Disponemos de un programa informático tan potente que emplearlo para sumar y restar lo enrobinaría, oxidado.

Al ser muy libre tengo que serlo respecto de Dios, pues es menester que haya correspondencia.

Y si los demás son personas como yo, al tratar con ellas (por ser fuentes inspiradas y conectadas en Dios) puedo ejercer mi libertad radical y personal.

Un cabello no tiene suficiente realidad para mi libertad. Pero el cabello de mi amada…, eso es otra cosa.








De esto habla Polo en el último capítulo de "Quién es el hombre" p. 223.2

Para saber más sobre la libertad
Etiqueta 1.1.2   libertad
Etiqueta 1.1.2   naturaleza y libertad
Etiqueta 5.5.4   libertad personal o trascendental
Etiqueta 5.5.4   libertad nativa
Etiqueta 5.5.4   libertad de destinación.
Etiqueta 6.1.5   libertad esencial o de disposición
Etiqueta 6.8.0   metalógica de la libertad

Etiqueta 2.15.0 demostración de Dios
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario