¿Cómo depende el hombre de Dios?

.
La dependencia del hombre de Dios, a diferencia de la del Universo, no se cifra en el principio de causalidad trascendental, sino en su libertad.

Por eso puede extrañar que Polo diga que Dios no es “causa” del hombre.
La sorpresa desaparece al comprender que crear un ser libre es más que causar.

La persona humana depende, libremente, de Dios.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario