¿A qué reservamos el nombre de "sobrenatural"?

.
Llamamos "gracia sobrenatural" al influjo de lo sobrenatural sobre la naturaleza humana, a la que eleva. Es una anticipación de la salvación, del encuentro definitivo con Dios.

La gracia es el influjo de lo sobrenatural sobre la naturaleza humana, que no deja inmutada a dicha naturaleza, sino que la eleva sin más.
La incorporación del ser humano a Jesucristo está por encima de cualquier otro perfeccionamiento.

Sin embargo, también podemos utilizar el nombre de gracia, a la elevación trascendental de la persona fruto de su llamada inicial.

Es asombroso cómo del universo corpóreo surge la vida.
Vida que tiene dimensiones inmateriales (por ejemplo, el conocimiento sensible, o el orden del código genético).

El hombre, sin embargo, está orientado a una vida superior a la que surge del universo corpóreo. Lo constatamos con la aparición de la inteligencia humana.

Más aún, el hombre está orientado a una vida superior a la vida incorpórea. Técnicamente, a esta última elevación, se le ha llamado "gracia".
Es una elevación que, en cuanto gracia trascendental, proponemos denominar "creación segunda" o "llamada inicial", y cuyo fruto son las aperturas transcendentales que redundan en la calidad y crecimiento de la vida humana.

¿A qué reservamos el nombre de "sobrenatural"?

La noción de sobrenatural surge de una nueva intervención divina en orden a la salvación.

Por eso hemos dicho al principio que llamamos "gracia sobrenatural" al influjo de lo sobrenatural sobre la naturaleza humana, a la que eleva. Es una anticipación de la salvación, del encuentro definitivo con Dios.




Estudiamos la llamada inicial en la etiqueta 5.15.0

Y las aperturas transcendentales en 5.13.1
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario