¿Se puede hablar de esencia en Dios?

.

La distinción entre Dios y la criatura es justamente ésta: en la criatura se distingue entre su ser y su esencia. La criatura es siempre inidéntica, mientras que Dios es. Dios es la Identidad.

La criatura, siendo también "acto" y acto de ser, como Dios, sin embargo, no es sólo "acto de ser", sino que también es "esencia", una potencialidad peculiar que impide la identidad.

La criatura física, el universo físico, no es sólo la persistencia de su acto de ser creado, sino que se despliega según la tetracausalidad de su esencia.

La criatura libre, la persona humana, siendo potencialmente irrestricta, dispone libremente. Ese "disponer", la esencia humana, impide la identidad. Seremos siempre abiertos al futuro. Siempre podremos crecer.

Dios es Acto puro. Sin potencia alguna. Dios no crece. Dios es Dar.

Dios es idéntico. Vistas así la cosas propiamente no se puede hablar de esencia en Dios pues  Dios es realmente idéntico.

En Dios no puede haber distinctio realis entre essentia y esse.

La esencia divina se reduce al ser; la esencia es ser, simplemente ser; no hay propiamente esencia en Dios, sino ser.

La esencia de la persona humana. Notas sacadas de la conferencia dictada el 25-XI-1994 en el salón de grados Mª Zambrano de la facultad de filosofía y letras de la Universidad de Málaga. (Miscelánea poliana nº 4, p.34.2). Citamos las páginas según la recopilación titulada "Antropología y trascendencia" publicada por I. Falgueras y Juan A. García.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario