¿Tiene la "generosidad" una recompensa en esta vida?

.
Sí. Y aunque sea provisional, es bien sabrosa.

Gracias a la generosidad de dejar de buscar su réplica, (que es su felicidad), la persona se abre hacia fuera, y al ejercer el hábito de los primeros principios reales, conoce a Dios Creador, y al mundo, y a su cuerpo como dones del Creador.

¡Vaya regalo!

Glosa a Juan A. García Gz, Cuatro matizaciones, Miscelánea poliana, 12 (2007)

.

¿Por qué se dice que el hábito de los primeros principios es estrictamente entitativo?

.
Juan A. García Gz explica que el tema de la sindéresis es la esencia humana, y el tema de la sabiduría es el co-ser o existencia personal.

Intermedio entre ambos hábitos se encuentra el hábito de los primeros principios que advierte el ser del universo y su creador. Nos sitúa en nuestro mundo.

La persona humana está situada en el universo, creada por Dios. Eso es lo que somos, de entrada. Eso es lo que conocemos por este hábito que es estrictamente entitativo.

Invito a buscar en la etiqueta 5.5.4 las fases de la libertad trascendental (ATII, p.238), la tercera fase es la generosidad, el no pasar del dar.

Glosa a Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 347


.

¿Con qué hábito "demuestra" el hombre la existencia de Dios?

.
Con el hábito innato de los primeros principios.

Todo ser humano, por iniciativa divina, está abierto a Dios a través del hábito de los primeros principios, que permite conocer la existencia de Dios, su causalidad trascendental y el ser o persistir del universo.

Sin embargo, el don premoviente de la libertad personal puede encontrar (mirar) la iniciativa creadora de Dios, gracias al hábito innato de sabiduría, lo que supera la advertencia de los primeros principios.

Polo hablará pues de "mostrar" la existencia de Dios, en lugar del clásico "demostrar" la existencia de Dios.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 20.2

Para saber más:
Sobre el hábito de los primeros principios:......... Etiqueta 3.2
Sobre la sabiduría: ..............................................Etiqueta 2.14


.

¿Por qué dice Polo que Dios es mucho más generoso que la persona humana?

.
No olvidemos que Polo aplica el término "generosidad" a ese "dejar ser" al universo, propio del hábito de los primeros principios. El tema de éste hábito se advierte cuando la persona es "generosa".

La persona, trascendentalmente, no se empecina queriendo trastornar la creación divina, deja ser, generosamente, al universo que persiste sencillamente en el orden, providencialmente tetrafísico (cuatro causas).

Pues bien, Dios no sólo "deja ser" a sus criaturas libres, sino que, al amarlas una a una, se abaja al diálogo, asombroso, de un Padre con su bebé.

Por eso, Juan García dirá que la recompensa a la generosidad de la persona humana, que la metalógica de la libertad activa, es también el encuentro con esa iniciativa creadora, del universo y, también, de otras personas.

Los hábitos superiores están jugando a la metalógica: de los primeros principios se pasa a la sabiduría, y, gracias a la sindéresis, el bebé crece, consiguiendo que su vida no se pierda, al transformarla en don y elevarla así a al nivel trascendental.

¿Se puede pedir más?

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 21.3


Para saber más:
Sobre la metalógica de la libertad:............ Etiqueta 6.8
Sobre la libertad trascendental: ..................Etiqueta 5.5.4
Sobre la dinámica de la libertad: .................Etiqueta 6.9.0
Sobre el don: ..............................................Etiqueta 6.9.1
Sobre la generosidad: .................................Etiqueta 3.2
Sobre la esencia humana: ...........................Etiqueta 6.1


.

¿A qué llamamos búsqueda?

.
La libertad es acto vital que, si no se estraga, busca siempre, congruentemente, nuevas facetas de los temas trascendentes: el mundo, las personas y, ah, Dios.

La búsqueda es un trueque por el que el carácter de además se priva de su valor metódico. El Inteligir personal olvida su sabiduría (su ser además), orientándose al tema que lo trasciende: Dios.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 20


Para saber más:
Sobre la metalógica de la libertad: .........Etiqueta 6.8
Sobre la libertad trascendental: .............Etiqueta 5.5.4
Sobre la dinámica de la libertad:.............Etiqueta 6.9.0
Sobre el don: .........................................Etiqueta 6.9.1
Sobre la búsqueda: ................................Etiqueta 6.9.4
Sobre el carácter de además: .................Etiqueta 5.4
Sobre el además : ..................................Etiqueta 5.5.0
Sobre el Inteligir personal: ...................Etiqueta 5.5.2


.

¿Es el nirvana una solución al dolor?

.

El dolor provoca toda una serie de antropologías trágicas.
El nihilismo, por ejemplo, es una reacción al dolor insoportable.
Existe el mal : luego "nada".

Si somos seres dolientes, aquejados, entonces somos unos desgraciados.

¿Para qué "tener" si todo termina en sufrir?

Buda es otro aterrorizado por el drama.
Por eso se abre a la indiferencia total, el nirvana; ésa es su solución: la nada.

De esto habla Polo en su artículo "Tres dimensiones de la Antropología", aparecido en Studia Poliana, 13, (2011), p. 29.2.

Para saber más.
Sobre el mal:………………….….Etiqueta 6.2.10
Sobre el dolor:………………..…Etiqueta 8.5.0
Sobre la Antropología…….….Etiqueta 5.1.0
.

¿Se necesita la fe cristiana para que el Inteligir personal se oriente a Dios?

.
Esta cuestión se discute entre los polianos.

Polo afirma que la elevación cristiana permite la metalógica de la libertad.

Ignacio Falgueras sostiene que el abandono del límite mental se adquiere al prestar la inteligencia su obsequio a la revelación cristiana (Y lo justifica muy bien en Studia Poliana 8).

Juan García opina que la metalógica de la libertad se corresponde con la plena libertad de la primera creación y, por tanto, no depende de la fe.
Si bien se mira, añade, no hay divergencia, porque lo que afirma Polo es evidentemente cierto: la fe "permite" la metalógica de la libertad. Pero tal metalógica es posible sin ella.

Yo me atrevo a distinguir entre la fe cristiana y otro sentido de la fe que es la apertura transcendente del Inteligir personal, fruto de la llamada inicial y del mantenimiento de la llamada. Apertura que en otro lugar llamaré "alumbramiento".

Si Dios dejara de llamar, no habría libertad. Pero si Dios sigue llamando, el Inteligir personal se orienta, si quiere, a Dios.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 20

Para saber más:
Sobre la llamada inicial: ..........................Etiqueta 5.15
Sobre el manteniemento de la llamada: ...Etiqueta 5.16
Sobre las aperturas transcendentes: .......Etiqueta 5.13
Sobre la primera creación: .....................Etiqueta 5.14
Sobre la fe y alumbramiento: .................Etiqueta 5.13.2


.

¿Por qué la libertad inicial es pretemática?

.
Llamamos libertad "inicial" a la primera fase de la libertad trascendental.

De entrada, Dios crea todo hombre libre. Capaz de Dios, dicen los teólogos.
Y en esa iniciativa divina, Dios es tema de la libertad.

Juan García dice bien que la metalógica de la libertad se corresponde con la plena libertad de la primera creación.
Esta libertad nativa nace con el hábito de sabiduría, que desdobla (como todo hábito) el ser.
Éste es el don que Polo llama "premoviente". Don que incitará a la búsqueda hasta alcanzar, por la sabiduría, a saberse hijo de Dios.

Entonces, ¿por qué dice Polo que en esta vida la primera fase de la libertad trascendental es pretemática?
Porque Polo nos habla entonces no de la primera creación, sino de la segunda.

En efecto, Polo distingue entre la primera creación, la segunda creación y la nueva creación.

En la primera creación la libertad es temática. Su tema es, entre otros, Dios.

En la segunda creación, sin embargo, la libertad trascendental es atemática o pretemática, pues la persona, en nuestra situación actual, nace originalmente huérfana, por solidaridad con los demás hombres. (Es lo que los teólogos llaman caída original).

En la nueva creación la libertad, ya liberada, llegará a trocarse en búsqueda, hasta orientarse transcendentalmente a Dios. De nuevo su tema será libremente Dios.

En la condición actual de la persona humana, la libertad trascendental inicial es, pues, pretemática. Sed de Dios.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 19.5 y 20


Para saber más:
Sobre la metalógica de la libertad: ............Etiqueta 6.8
Sobre la creación de la persona humana: ..Etiqueta 5.14
Sobre el pecado original: ..........................Etiqueta 12.3
Sobre la libertad trascendental: ................Etiqueta 5.5.4
Sobre la dinámica de la libertad: ...............Etiqueta 6.9.0
Sobre el don: ............................................Etiqueta 6.9.1
Sobre la búsqueda: ...................................Etiqueta 6.9.4


.

¿A qué llamamos "don" en la Antropología poliana?

.
El "don" lo consideramos a dos niveles.

"Don" es, de una parte, uno de los miembros de la tríada amorosa.
No olvidemos que el trascendental personal "Amar" es una tríada (aceptar, dar y don). El don es la vida de cada persona humana, su esencia, que cada uno hace crecer a partir de la naturaleza recibida, y que esperamos que sea aceptada por Dios.

Sin embargo, a nivel trascendental, de entrada, existe un don que antecede a la aceptación humana: el don creado premoviente o libertad trascendental.
Es lo que llamamos "don" de la libertad trascendental.

Dios nos ha creado más libres que los pájaros. Capaces de volar en su seno. Graciosamente.

Para saber más:
Sobre el "amar personal": ...................Etiqueta 5.5.3
Sobre la dinámica de la libertad: ........ Etiqueta 6.9.0
Sobre el don: ......................................Etiqueta 6.9.1
Sobre el aceptar: ................................Etiqueta 6.9.2
Sobre el dar: ......................................Etiqueta 6.9.3
Sobre la búsqueda: .............................Etiqueta 6.9.4
Sobre los trascendentales personales : Etiqueta 5.5
Sobre la libertad trascendental: ..........Etiqueta 5.5.4

.

¿Con qué hábito demuestra el hombre la existencia de Dios?

.
Con el hábito innato de los primeros principios.

Todo ser humano, por iniciativa divina, está abierto a Dios a través del hábito de los primeros principios, que permite conocer la existencia de Dios, su causalidad trascendental y el ser o persistir del universo.

Sin embargo, el don premoviente de la libertad personal puede encontrar (mirar) la iniciativa creadora de Dios, gracias al hábito innato de sabiduría, lo que supera la advertencia de los primeros principios.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 20.2

Para saber más:
Sobre el hábito de los primeros principios: Etiqueta 3.2
Sobre la sabiduría: Etiqueta 2.14


.

¿Es la creación una elevación?

.
Ciertamente en el caso de la persona humana, pues la iniciativa divina consiste, en su caso, en otorgarle el don de la filiación divina. Somos hijos y no solo criaturas.

Recordemos las cuatro elevaciones de la persona humana :

creación : la estudiaremos aquí, en la etiqueta 5.14, la creación de la persona humana;

llamada : la estudiaremos en la etiqueta 5.15, la llamada inicial;

elevación : la estudiaremos en la etiqueta 5.16, la elevación o mantenimiento de la llamada;

glorificación : la estudiaremos en la etiqueta : 5.17, el encuentro con Dios.


.

¿Qué significa "persona creada"?

.
Intentemos comprender la siguiente frase de Polo en Studia poliana, 1 (1999) p. 23 : "la persona creada significa que su intimidad no es ninguna "otra" persona".

Intimidad quiere decir apertura íntima de la persona (ver etiqueta 5.11).

Pues bien, yendo hacia dentro, la persona busca "otra" persona que le desvele su identidad. ¿Quién soy? ¿Quién decide?

Esa "otra" persona no existe en su interior, porque la persona humana es "creada" desde más allá de su interior.

Si Dios, que la transciende, dejara de pensarla, la creatura desaparecería.

Me dirán ustedes que también el ser del universo desaparecería si Dios dejara de pensarlo. Es cierto. Pero en el caso de la persona su dependencia del Creador es mucho mayor, porque como la persona es novedad permanente, es decir, libertad, nunca se puede decir que está acabada. Dios "continúa" creándola en su novedad.

La esencia del universo se cumple "sencillamente", una vez establecida por Dios la unidad de orden que es la tetracausalidad. Dios continúa a crear el universo haciendo "persistir" su ser.

Pero la esencia humana es distinta de la esencia del universo. La esencia humana siempre crece en novedades, según la libertad de la persona. En mi interior no tengo escrita la clave de mi ser. No basta que me decida, como Heidegger, a ser auténtico, pues ignoro mi autenticidad, a no ser que me abra a la transcendencia.

Las personas divinas existen las unas en las otras, sin confusión, en unidad eterna.

La persona humana es ciertamente "creada" porque no tiene en su interior el "otro" del que vive. Su "otro", su réplica es transcendente. Si vive es porque el "Otro" le da la vida. Es el Otro el que me hará ser, si quiero.

Glosa a Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 351, nota 53.

Para saber más sobre "la réplica" ir a Etiqueta 5.4.2

¿Qué distinción introduce Polo para hablar de la creación del hombre?

.
Dios no nos crea de un golpe, pues cuenta con nuestra libertad.

Dios nos piensa. Es lo que Polo llama primera creación (la iniciativa creadora de Dios).

Dios nos llama. Es la segunda creación, concreta, manchada por el error peculiar de la libertad de Adán.

Y Dios nos salva. Es la nueva creacion. Un don más eminente, pues está sanado radicalmente por Cristo.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 20.2

Para saber más:
Sobre la metalógica : ......................................Etiqueta 6.8
Sobre el don: .................................................Etiqueta 6.9.1
Sobre la creación: .........................................Etiqueta 1.6
Sobre la primera creación : ...........................Etiqueta 5.14.0
Sobre la segunda creación: ...........................Etiqueta 5.15.0
Sobre la nueva creación: .............................Etiqueta 5.16.2
Sobre la glorificación: ...................................Etiqueta 5.18.0
(disculpen si no encuentran todavía las etiquetas: será porque están aún en construcción. Ya he tenido la iniciativa, pero…¡aún no se ha concretado !)


.

¿De quién procede el don de la libertad trascendental?

.
Dios es el hontanar de la libertad.

La libertad trascendental brota de la voluntad divina como don premoviente, en el modo de la filiación divina.

Hontanar significa manantial, venero, fuente (fontaine, source, bassin du fleuve Congo).

Como la cuenca de una madre.

El hontanar es el lugar donde las aguas vivas son abundantes.

Leamos Antropología trascendental II, 228: "Dios es el hontanar de esa estructura que se inicia al crear un don que, aceptado, lanza el dar a buscar la aceptación divina".

Éste es el alborar de nuestra historia: la primera fase de la libertad trascendental.


De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 19.5


Para saber más:
Sobre la metalógica : ....................Etiqueta 6.8
Sobre la libertad trascendental : .....Etiqueta 5.5.4
Sobre la libertad sin más : .............Etiqueta 1.1.2
Sobre el don: ................................Etiqueta 6.9.1
Sobre el dar: .................................Etiqueta 6.9.3
Sobre el dar trascendental: .............Etiqueta 1.0.2


.

¿Se satura la capacidad intelectual?

.
No, porque por encima de la esencia humana, en el orden trascendental, existen actos intelectuales superiores al ver-yo. Existe el "Inteligir personal", que es uno de los cuatro radicales personales descubiertos por Polo.

Nunca lo hemos conocido todo. Siempre podremos conocer más.

La capacidad voluntaria sí se satura, porque no existe una voluntad trascendental. El querer-yo, quiere lo que quiere, y ya está.
Eso no quiere decir que no pueda crecer la potencia voluntaria, pues la sindéresis quiere querer-más. Pero ese crecimiento depende de las luces intelectuales, que presentan bienes más altos. No depende de una supuesta Voluntad ciega, radical, semejante a una rueda de quereres.

En el orden trascendental existe, sí, el "amar donal". Pero el "amar donal" no es una voluntad trascendental, espontánea y caprichosa, sino una reciprocidad del aceptar y el dar personales, al que les falta el don, que será aportado precisamente por la voluntad.

De ahí que Polo se diga "intelectualista", pues la luz del intelecto personal, libre, prima sobre la voluntad.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 18.10

Para saber más:
Sobre el amar donal: Etiqueta 5.5.3 Amar personal
Sobre la voluntad: Etiqueta 6.2.2 Voluntad
Sobre la sindéresis : Etiqueta 6.2
Sobre los 4 radicales personales: Etiqueta 5.5
Sobre la inteligencia : Etiqueta 6.2.1
Sobre el Inteligir : Etiqueta 5.5.2
Sobre la metalógica : Etiqueta 6.8
Sobre la tríada amorosa : ver también Etiqueta 5.5.3 donde se habla del "amar donal o personal".


.

¿En qué se distingue el "amar donal" de la voluntad?

.
El "amar donal" es un trascendental personal, uno de los cuatro radicales de la persona humana.

La voluntad está a un nivel inferior, es potencia "esencial" de la persona humana. Pertenece a la esencia humana. La voluntad se activa desde la persona, gracias, precisamente al "amar donal".

El "amar donal" redunda en el querer-yo, que libremente constituye el acto de la voluntad.

Pero aún existe una distinción más profunda: el "amar donal" comporta siempre reciprocidad y mutualidad del intercambio donal, es dar y aceptar.

En cambio, la voluntad es solamente capacidad de querer, intención de otro.

Nótese que la voluntad puede no ser correspondida por el otro.

Sin embargo, a nivel trascendental, la persona "es" amar donal. Correspondencia a Dios que tomó la iniciativa creándola, y sigue llamándola y amándola.

El hecho de existir "es" amar donal, aunque, a nivel esencial, al nacer, la aportación sea mínima. Como un bebé es respuesta, apenas naciente, al amor de sus padres.

Trascendentalmente "somos" amor, comunión.
Rechazar voluntariamente (a nivel esencial) ese amor, es el error peculiar de la libertad, que los teólogos llaman pecado.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 18.


Para saber más:
Sobre el amar donal: Etiqueta 5.5.3 Amar personal
Sobre la voluntad: Etiqueta 6.2.2 Voluntad
Sobre la distinción esencia – acto de ser: Etiqueta 1.7
Sobre los 4 radicales personales: Etiqueta 5.5


.

¿Qué es el yo?

.
El yo es el ápice de la esencia humana.

Como bien precisa Juan A. García González, la palabra ápice, designa aquí justamente su dependencia de la persona.

Ese ápice es un hábito innato, el de sindéresis: hábito innato al ser personal.
El yo se distingue de la persona, porque depende de ella.
La distinción, más que separar vincula el yo y la persona.

Mi esencia es de mi persona a través de mi yo, del ápice de mi esencia.

Un ejemplo: la persona que soy se manifiesta por las elecciones de mi yo. Si puedo aportar algo al mundo es pasando por mi yo.

.

¿Es el yo una torre de control?

.
Me gusta la imagen del aeropuerto y su torre de control.

El aeropuerto sería la persona y la torre de control su yo.

El yo es un hábito personal que Polo llama sindéresis.

En la torre de control se engloba todo el dinamismo del aeropuerto.

Glosa a Juan A. García González : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 347.3

.

¿Es lo mismo decir "yo" que decir persona?

.
No.
"Yo" no es sinónimo de persona.

"Persona" designa el "acto de ser personal", mientras que "yo" designa solamente el ápice de la esencia humana.

Polo lo identifica con la sindéresis.


.

¿En dónde expone Polo detalladamente lo que es la sindéresis?

.
Polo estudia la esencia de la persona humana en el tomo II de su Antropología trascendental.
El ápice de la esencia humana es, como ustedes saben, el hábito innato de sindéresis (sindéresis significa "atención vigilante" : yo miro, yo vigilo).

En la primera parte de ese tomo II, expone el ver-yo, que es el miembro inferior de la sindéresis.
En la segunda parte expone el querer-yo, que es el miembro superior de la sindéresis.
(Nótese que la sindéresis, como cualquier dimensión humana, es dual).


.

¿El "yo" se adscribe más al querer o al entender?

.
El yo se adscribe más al querer que al entender, porque el querer debe ser constituído por la persona, mientras que el entender sólo es suscitado.

De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 18.8.

.

¿Es la persona humana metalógica?

.
Sí.
No somos lo que pensamos. No somos nuestro logos.

El logos humano no es persona, sino naturaleza o, más tarde, esencia activada por la persona o que depende de la persona.

Eso no quiere decir que la persona humana sea irracional, o que Polo sea voluntarista, o que conceda primacía a la voluntad. Polo ha confesado que es más bien intelectualista.

En el orden de la esencia sí: el querer-yo es el miembro más alto de la sindéresis.
El querer-yo está más cerca de la persona que el otro miembro de la sindéresis, el ver-yo, pues querer querer-más es futurizante mientras que el pensar es presencializante (no olvidemos que la libertad personal es el futuro no desfuturizable).

La intención de otro (que es la intención de la voluntad) conviene más al ser donal de la persona que la intención unificante (lógica) propia de la inteligencia.
La intención de la inteligencia, al ser de semejanza, busca la mismidad, busca unificar.

Con todo, la excedencia del amor sobre la intelección a nivel esencial no es posible sin luz interior (trascendental).
En efecto, la sindéresis es hábito innato al Inteligir personal. La sindéresis “mira” el bien y vigila su ejecución.


De esto se habla entre otros lugares en Juan A. García. La metalógica de la libertad… Studia Poliana nº 10, 2008, p. 18 a 18.9 y en el artículo "Logos y persona" recogido en la revista digital Miscelánea, nº 6.


Para saber más:
Inteligir: Etiqueta 5.5.2
querer-yo: Etiqueta 6.2.2 la voluntad
metalógica: Etiqueta 6.8
sindéresis: Etiqueta 6.2
naturaleza: Etiqueta 6.1.0 naturaleza humana
esencia humana: Etiqueta 6.1.0


.