¿Es la persona co-existencia porque co-existe con otros?

.

Más que decir que lo propio del hombre es ser con-otro, deberíamos decir que la persona humana es co-ser-con.

Es mejor poner el acento en el co- del co-ser, para señalar que estamos hablando de un ser ampliado por dentro, al que conviene el nombre de "intimidad".

El ser personal no es el ente en cuanto ente.

El "personalismo" pone el acento no en el primer co- sino en el segundo –con. Es mejor no colocarle a Polo la etiqueta de "personalista", aunque para él la Antropología sea también filosofía primera.

El personalismo insiste en la necesidad de las relaciones interpersonales, yo-tú, que son relaciones "hacia fuera", exteriores, por eso su antropología no alcanza la "radicalidad". Al faltarle trascendencia no llega a ver la libertad personal en su hontanar. 

Las relaciones interpersonales, al exterior, nos enriquecen, claro está, pero somos creados co-existentes en Dios. Otras personas humanas nunca serán nuestra réplica. Nadie podrá decirme quién seré, sin pasar por Dios.

De esto hablan algo confusamente  Alfredo Rodríguez Sedano y Juan Carlos Aguilera en su artículo " La intersubjetividad a la luz de la apertura íntima personal", aparecido en Studia Poliana, 13, (2011), p. 38.3

Para saber más sobre:
la persona humana…………...etiqueta 5.0.0
la noción de "réplica"…………etiqueta 5.4.2
la intimidad…………………….….etiqueta 5.11.0
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario