¿A qué llama Polo "docilidad" de la persona?

.
A la apertura inherente de la persona, que le impela a obrar.

Llamamos esencia humana al manifestarse de cada persona.
El ápice de la esencia es el yo, hábito de sindéresis, que tiene dos miembros: ver-yo y querer-yo.

El yo impele: lo tuyo es actuar. De ahí nace, trascendentalmente, nuestro sentido del deber.

La persona, desde el ápice de su yo es siempre "dócil", se abre inherentemente, irremediablemente.

Hélas !, nuestra mala sombra nubla el noble impulso y metemos la pata.


Ligero apunte a lo que Juan A. García González dice en : Existencia personal y libertad. Anuario filosófico nº 95. 2009, p. 347-349

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario