¿Tiene el canto nuevo un carácter "operoso"?

.
Polo califica de "operoso" el actuar humano, al advertir que la persona, que está en el origen del obrar, acompaña lo que hace con su canto.

La persona "canta" cuando otorga su amor.

Desde su ápice divino, el don del amor es "operante".

En efecto, Tomás de Aquino entiende la creación como la donación del ser.
La criatura no es una parte de Dios (Dios no tiene partes), sino realidad otorgada.

La filosofía cristiana descubre así que el otorgamiento es tan radical como la realidad.

Crear de la nada no es fabricar o producir algo de una materia preexistente. Es innovar, dar el ser, pues no hay nada que presuponga la criatura.

Cada persona, pues, al otorgarle Dios la capacidad de dar, acompaña, si quiere, sus obras con su canto.

Su actuar es, digámoslo así, operoso.

Glosa a Leonardo Polo. Tener y Dar. En "Sobre la existencia cristiana" p. 131

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario