¿Qué es un misterio?

.
Un misterio es una iniciativa divina.

Rom 11, 38 : sus decisiones son insondables y sus caminos impenetrables.

De Juan Fernando Sellés he aprendido que más que realidad indescifrable, misterio significa realidad inagotable.

.

4 comentarios:

  1. Gracias Jo, por esta nueva blog poliana.

    La iniciativa divina es siempre misteriosa.
    No hay razón que pueda explicarla.

    Así se distingue entre lo sobrenatural y lo natural.
    Lo natural son las obras de Dios hacia fuera.
    Lo sobrenatural es su intimidad.

    ResponderEliminar
  2. Se lo debo a usted, padre.

    Abriremos las preguntas sobrenaturales para que pueda colaborar. ¿Vale?

    ResponderEliminar
  3. Desde mi atalaya te animo a que desarrolles la relación que existe entre misterio y hábito entitativo.
    He leído el artículo que recomiendas de Juan García y allí habla de la gracia como hábito entitativo.
    ¿Qué es la gracia desdes tu punto de vista?

    ResponderEliminar
  4. .
    Tú estás mejor situado para explicarlo, Paco, pero vamos a ver si te comento algo.
    Mira, cada vez que menciono la gracia, me dicen que es un tema "teológico".

    Cierto que es un tema teológico, revelado por Dios: la gracia es el don que nos salva, nos justifica y santifica.

    Pero Polo alcanza el mismo tema cuando hace avanzar la filosofía, a base de sabiduría.

    La gracia es "misterio" para los teólogos.

    Y el sabio entiende que misterio es "iniciativa divina", insospechada, absolutamente libre, inmerecida.

    Dios llama al hombre a su intimidad divina (la llamada inicial poliana) desde su creación.

    Abre, por así decirlo, una brecha, una apertura en el ser personal (concretamente en el trascendental personal que Polo llama co-ser) y a esa apertura, abierta por Dios se le puede llamar "gracia".

    Es apertura innata (aunque también se le puede llamar nacida con la persona) en todo hombre (y que los teólogos recuerden cómo el Catecismo habla del deseo "natural" que todo hombre tiene de Dios).

    Los teólogos pueden seguir llamándola sobrenatural, en cuanto que viene de Jesucristo. Y dicen bien que nace en el bautismo (nace o aparece en el tiempo, en la esencia humana al recibir el sacramento-misterio del bautismo).

    Es perfectamente correcto hablar de gracia santificante que eleva la esencia humana y cada una de las potencias espirituales del hombre, divinizándole.

    Pero trascendentalmente, nace con la persona, pienso que es la disposición que tiene el ser personal humano a abrirse a la intimidad divina. Disposición que es apertura del co-ser. Misterio o iniciativa divina. Don de Dios inmerecido.

    Y a esa apertura, desde María, me gusta llamarla humildad.

    ResponderEliminar